36 Horas en Bogotá, Colombia

El prestigioso diario internacional, The New York Times, le dedicó una pagina completa a la capital colombiana. En ella, el periodista Nell Mcshane Wulfhart, recomienda que hacer en Bogotá si uno está 36 horas de visita.

El texto a continuación es una traducción de la publicación en el diario. Vea el artículo original en: http://nyti.ms/1OrFMuy

Nos complace anunciar la mención especial que el diario le hizo a nuestro hotel de Blue Doors, Continental All Suites. En el artículo , el autor recomienda nuestro hotel del centro histórico como una excelente opción de acomodación en la ciudad. 

36 Horas en Bogotá, Colombia

La capital colombiana ha resurgido y es sede de hermosas edificaciones coloniales, restaurantes con cocina de autor y nuevas galerías de arte y cafés.

Por: Nell Mcshane Wulfhart

Noviembre 5 de 2015

Bogotá cada día se posiciona más en el radar de los viajeros gracias a mejoras en la seguridad y una nueva ola gastronómica muy creativa. Visitar Bogotá, hoy, significa dejar a un lado viejos estereotipos sobre Colombia como guerras entre carteles del narcotráfico y drogas. Ahora, la ciudad, emite vida. Durante su visita se encontrará con calles a la moda llenas de nuevos almacenes y restaurantes de cocina de autor. La arquitectura colonial de la ciudad junto a los coloridos grafitis y murales, hacen que quienes la visiten se distraigan y no piensen en el tráfico y otros pequeños inconvenientes. Pruebe el café colombiano y explore esta ciudad con la energía que se merece.

Viernes

1. Una sopa para comenzar: 3:00 p.m.

Comience con lo tradicional y pruebe el plato insignia de Bogotá en el restaurante del barrio la Candelaria, “La Puerta Falsa”. Este es un lugar sencillo y sin pretensiones donde se sirve Ajiaco desde 1816. El Ajiaco (18,900 COP o $6.70 USD al cambio de 2,828 pesos por dólar) es una sopa con pollo desmechado y tres tipos de papa. La sirven con aguacate, mazorca, alcaparras y un poco de crema de leche. Además, está sazonada con guascas, una hierba típica colombiana. Esta es la combinación perfecta para calentarse en una tarde lluviosa en Bogotá.

2. Historia y Arte: 4:00 p.m.

Recorra las calles de la Candelaria, rodeadas de edificios coloniales, cafés y bares repletos de estudiantes. Inicie el recorrido en la Plaza Bolívar, un cuadrante lleno de palomas y sede de cuatro edificaciones importantes: la Alcaldía de la ciudad, el Congreso de la República (neo- clásico), el Palacio de Justicia, y la Catedral Primada (data del siglo XIX). Deténgase por un café (espresso a 3,000 COP) en “La Peluquería”, un café, salón de belleza y tienda de ropa ‘vintage’ muy colorido donde los “hipsters” de la ciudad se reúnen. El grano de café que allí se encuentra proviene de Azahar, una nueva compañía que únicamente distribuye el más selecto café. Luego, camine hacia la calle 11 y entre al Museo Botero (entrada gratis). Este es la sede de una impresionante colección de pinturas del artista visual más famoso del país, Fernando Botero. Termine el recorrido de la Candelaria tomándose un vaso de Chicha, una bebida alcohólica a base de maíz que podrá encontrar en cualquiera de los bares llenos de estudiantes en la Calle del Embudo.

3. Un Café genial: 8:00 p.m.

El reconocido cantante colombiano, Carlos Vives, es el propietario de Gaira Café Cumbia House (valor de la entrada: 10,000 COP), un restaurante – bar con tarima propia y música tradicional colombiana. Los viernes y sábados hay música en vivo (combinación de vallenato y cumbia de la costa atlántica colombiana) y una que otra aparición de Carlos Vives. La comida es un tributo a la costa caribe con platos típicos como la Posta Negra a la Cartagenera acompañada de arroz con coco o patacones con cerdo y queso. Una cena para dos tiene un costo aproximado de 160,000 COP. Si desea tener una buena vista, con menos ruido, reserve una mesa en el balcón del segundo piso.

Sábado

4. Grafiti Tour: 10:00 a.m.

Una de las características que definen a Bogotá son sus grafitis en las calles. Técnicamente no es ilegal pintar las paredes y esto ha llevado a consagrar una cultura por el arte callejero. Tome el tour de los grafitis por Bogotá (donaciones bienvenidas): una caminata de dos horas y media y una introducción al trabajo de algunos de los artistas más admirados de la ciudad. Los guías están muy bien informados del tema y podrán contarle detalles muy técnicos sobre como se fabrican las plantillas, por ejemplo, y otros de carácter político e histórico. Algunos de los murales más notables son los del artista Bastardilla, los cuales hacen un llamado a la violación de los derechos de las mujeres en el país. El trabajo de Guache, miembro de la asociación de arte callejero de Bogotá, son muy coloridos y de índole indígena. Al finalizar el recorrido, diríjase a la Calle 20 y entre a la tienda de Ricardo Corazón de Papel para comprar suvenires. Todos los cuadernos que se venden en este almacén son hechos en el momento que usted los adquiere. Algunos tienen caratulas de animales como el capibara y otros de plantas nativas. 

5. ¡Sacúdalo! 1:00 p.m.

Colombia tiene una gran variedad de frutas exóticas que no siempre llegan a los supermercados en los Estados Unidos. Vaya al mercado en Paloquemao donde los vendedores le ofrecerán desde tomate de árbol, hasta feijoas o granadillas. Tome un asiento en un kiosco de jugos y pruebe alguna de las malteadas de jugos locales. Unas son a base de leche y hielo, algo que seguramente nunca ha probado antes. Si usted es valiente, tómese el jugo de borojó y cangrejo – este cuesta alrededor de 8,000 COP y lo que alguna vez fue una tradición del campo hoy es más una novedad. Lleva cangrejos de rio vivos y se supone que es un afrodisiaco natural. 

6. Quédese un rato para el almuerzo: 3:00 p.m.

El chef Tomás Rueda cocina en uno de los restaurantes más bonitos de la ciudad: Tabula. El luminoso techo y las finas mesas de madera harán que se quiera quedar a disfrutar un largo almuerzo acompañado de algunas copas. Tomás Rueda utiliza ingredientes tradicionales producidos en pequeñas granjas locales. Deleite el menú: Nueva Colombiana para dos (180,000 COP) el cual incorpora platos como las croquetas de pescado con suero costeño amostazado.

 7. Moda/ Café / Arte: 4:30 p.m.

Chapinero es un barrio fascinante y céntrico. Explore el área visitando primero “La Percha”: un almacén en Quinta Camacho donde encontrará ropa, joyas y otros accesorios hechos por diseñadores colombianos. Algunos artículos, como las carteras de uso diario de la naciente marca bogotana, Mago Maga son enteramente modernos mientras otros como las chaquetas de la marca Hipolito combinan patrones indígenas. Luego, cargue energías con un delicioso café en Bourbon, un establecimiento construido de ladrillos y madera con un jardín tranquilo y excelente pastelería (pruebe el Aeropress, 6,900 COP). Después, diríjase a Flora Ars&Natura, una galería pequeña dentro de un garaje en una zona industrial. Allí se topará exhibiciones de artistas locales e internacionales que centran su trabajo en la naturaleza.

 8. Una cena “alfresco”: 8:30 p.m.

Haga una reserva para cenar en el patio del restaurante Bruto (cena para dos, aprox. 130,000COP) donde estará rodeado de una clientela elegante y ‘chic’. El chef, Felipe Arizabaleta, es colombiano, la comida es española y el ambiente es animado con buenos cocteles y música en vivo de martes a sábados. Pruebe el Salmorejo, una sopa de tomate fría con huevo y tocineta; las croquetas de calamar con aceite de ajo; y disfrute de un vino espumoso.

Domingo 

9. Chocolate y queso: 9: 00 a.m.

Tome un desayuno al estilo bogotano en la Pastelería Florida, un lugar favorito de los locales. Florida sirve desde hace décadas, panes recién horneados, queso fresco y tazas de chocolate caliente. La decoración es casual pero el servicio, como en casi todos los restaurantes de Bogotá, es muy formal. Sumerja el queso en el chocolate caliente para que viva la experiencia local y pida un delicioso tamal de pollo, servido en hojas de plátano. Un desayuno para dos cuesta alrededor de 38,000 COP.

 10. Fiebre de oro: 10:00 a.m.

Los domingos por las mañanas muchas de las avenidas de la ciudad están cerradas para los vehículos y abiertas únicamente para peatones, ciclistas y deportistas. Esto le da un aire distinto a una ciudad que usualmente esta dominada por grandes trancones de carros y buses.

Camine por la nueva carrera séptima peatonal hasta el Museo del Oro (entrada gratis los domingos; 3,000 COP de lo contrario). Allí encontrará una despampanante colección de figuras en oro, joyas y arte precolombino.

 11. Monserrate: 12:00 p.m. 

Si usted se siente con energías, sea parte de la multitud de personas que escalan Monserrate, una montaña de diez mil pies de altura con una gran vista a la ciudad y hogar de una estatua de Cristo que data del siglo diecisiete. Es importante que usted suba las 1.5 millas a pie si su visita es por motivos religiosos, de lo contrario hay un funicular que funciona en perfectas condiciones (10,000 COP ida y vuelta). La vista desde la cima de la montaña es sencillamente espectacular. 

12. El Tambor: 1:30 p.m.

Tome un descanso de la vida agitada en la ciudad y alquile un taxi (140,000 pesos) con rumbo hacia las montañas. Los bogotanos acostumbran ir a La Calera los domingos por la tarde para tomar aire fresco, fotografiar el paisaje verde y comer deliciosos asados. “El Tambor” es uno de los lugares al pie de la carretera donde usted podrá tener una hermosa vista mientras disfruta de una canasta de carne a la parrilla, yuca, chorizo, chicharrón y mazorca (almuerzo para dos: 70,000 COP). Añádale a este manjar un par de cervezas Club Colombia y quédese toda una tarde en este sitio encantador.

Hospedaje:

Estratégicamente ubicado para quienes deseen explorar la zona de la Candelaria se encuentra el Hotel Continental (Avenida Jiménez No. 4-16; hotelcontinentalbogota.com.co) donde consigue habitaciones dobles desde $56USD. Suites espaciosas, todas con cocina y un excelente servicio. Es un hotel que ofrece mucho espacio por el precio; ideal para largas estadías.

Conocido por su ubicación central en el barrio de Chapinero Alto y a pocos minutos de la concurrida área gastronómica, Zona G, se encuentra el Book Hotel (Carrera 5 No. 57-79; thebookhotel.co). Allí encontrará habitaciones dobles desde $172 USD la noche. Este es una casa estilo Tudor con una linda librería y café en el primer piso. Los cuartos son estándares pero su ubicación estratégica no tiene comparación.

Fotos: Meridith Kohut para El New York Times